viernes, 30 de abril de 2010

CLIENTELAJE EN LA UNIVERSIDAD


Es el modelo burocrático clientelar en la captación de profesores en la Universidad Nacional mayor de San Marcos facilita que ingrese, como en la Escuela de Geografía, no el mejor sino aquel que conviene al grupo, camarilla, partido, sector o autoridad de turno en el poder. Se elige al individuo no por su capacidad y potencial, sino porque se debe dar respuesta a una deuda político-partidista o grupal. Con ello se compromete la credibilidad externa e interna de los mecanismos de ingreso de los profesores a la Universidad.

Los profesores, estudiantes, y empleados constituyen el elemento vital en la Universidad, ya que a través de éstos se alcanzan los objetivos planteados; por ello la captación es un proceso básico en cualquier organización, el cual implica más allá de la entrada de nuevos docentes, un sistema de socialización cuya finalidad es la adaptación del individuo al trabajo, filosofía y cultura organizacional para la internalización de pautas de comportamiento, principios, actitudes y formas de relacionarse.

La burocracia clientelar emerge como consecuencia de una política desvirtuada que impregna toda la estructura de poder universitario, mediatizando sus actividades y procesos, entre ellos el de captación del Personal Académico, el cual funciona como un tamiz para seleccionar al candidato que presente las características deseables.

La carencia de un sistema de rendición de cuentas de forma publica a la luz triestamental no existe, dentro de la estructura organizativa de la Universidad, es mera formalidad, la cual se ha impuesto para facilitar los procesos de formación, selección del personal directivo, ascensos y reclasificaciones, control, reformas administrativas, comunicación y finalmente en el proceso de captación de profesores.

Las masas deben actuar y llevar acabo la transformación social. Pero para actuar, es necesario que las masas lleguen a ser concientes de su situación y de la naturaleza de sistema en el que viven. En tal sentido, la función del intelectual es: aprehender los problemas de la universidad y de la sociedad en su conjunto; volcar esos problemas a su discurso ideológico; y plasmar el discurso ideológico en su práctica política.

La Universidad es y será el lugar donde se ventilan los problemas de la sociedad, un espacio donde estudiantes y profesores desarrollan actividades que implican asumir una postura política e ideológica y que expresa una determinada concepción del mundo. Es el lugar donde se expresa la lucha de clases el nivel ideológico. Pues, la corrupción, clientelaje son practicas de la clase decadente y lo que corresponde es combatirla.

La universidad tiene serias obligaciones con la sociedad las cuales solo pueden ser atendidas adecuadamente mediante cambios sustanciales en los procesos estructurales, como parte de la transformación social. En ese sentido mi saludo a los estudiantes de la gloriosa Escuela de Geografía por asumir la lucha al interior de la universidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada